¿Cómo saber cuándo voy a dar a luz?

¿Cuándo vas a dar a luz? Lo normal es que ya tengas un día señalado en tus papeles del seguimiento prenatal: el ___ de ____ darás a luz.

Para ello usan la llamada Regla de Naegele que se basa en la norma que estableció el Dr. Franz Karl Naegele, un alemán que nació en 1778. Durante el Siglo XIX se extendió su fórmula que calculaba la posible fecha de nacimiento basándose en el primer día del último ciclo o regla de la mujer. Esta regla se basa en las siguientes suposiciones:

que tu ciclo tiene 28 días y que la fecundación se produjo el el día 14 de ese ciclo,

que tu ciclo menstrual dura de 3 a 5 días de sangrado,

que todos tus embarazos constan de 40 semanas, y

que la media de días por mes según el calendario gregoriano es de 30.

La implantación reciente de los ecógrafos y las ecografías ha facilitado que en la primera ecografía del primer trimestre se pueda acotar esa fecha basándose en el tamaño y características del feto. Pero estos cálculos también han sido probados como inexactos. ¿Entonces? Entonces sólo un 3 o un 5 por ciento de las mujeres dan a luz en esa fecha.

Un bebé se considera que nace a término entre las semanas 37 y 42 de gestación según estas reglas.

¿Qué hacer?

Sabes que la fecha es una aproximación y que entre la semana 37 y la 42 el nacimiento será normal. La persona(s) que te atiende sabe reconocer si el bebé nace a término o no.

En ausencia de otros factores que tu profesional de la salud determinará, ni siquiera pasar de la semana 42 supone un problema en sí. Hay mamás de bebés felizmente nacidos en la 42+3.

El bebé dirá cuándo es el momento.

Imagina que tu tripa es como un horno con un pan dentro. Cada pan es distinto, y cada horno. Los tiempos de cocción varían.

Si todo va bien pronto sonará el timbre que indica que el pan está listo y sabroso :).

Mientras disfruta de tu embarazo.

Cómo alcanzar un Parto sin Intervenciones (ni Anestesia)

Las mujeres estamos diseñadas para dar a luz y en nuestro cerebro límbico, el más primitivo, tenemos toda la información necesaria: no necesitamos nada más. El dolor del parto es fisiológico y normal. Sin embargo, el paso de los años, el contexto, la información y la «hipnosis colectiva» respecto al parto nos hace perder esa seguridad a nivel subconsciente. Y esa inseguridad provoca que el dolor pueda llegar a ser extenuante.

Nos podemos preparar a nivel cerebral para conseguir el parto que soñamos, sin necesidad de anestesia, de tres formas:

A. la llamada Teoría de la Puerta de Control, que incluye estímulos como la inmersión en el agua, el masaje ligero, el movimiento libre, incluyendo la pelota de Pilates. Esta opción es ideal y se da cuando la mujer es respetada en sus elecciones y tiene alrededor un equipo que respeta sus decisiones.

B. El llamado por los expertos DNIC (Diffuse Noxious Inhibitory Control). Cuando una madre de parto recibe un estímulo intenso, a veces desagradable, que compite con la función del útero de contraer y dilatar, el cerebro no puede procesar ambos estímulos a la vez y esas sensaciones extra pueden inhibir las sensaciones que provienen del útero. Aquí incluiríamos las terapias como la acupuntura, la presoterapia, los TENS, las inyecciones de agua estéril…

C. CNSC (Central Nervious System Control) o intervenciones a nivel mental. Y es aquí donde encuentras Nacimiento Feliz Parto.

Cambiando el significado de las sensaciones, el cerebro reacciona de diferente manera a las mismas. Es decir, que entrenando las emociones, es posible vivir las mismas sensaciones pero “sentir” de diferente manera. A este grupo pertenecen las clases de educación prenatal, la visualización, la Hipnosis, la meditación, el Mindfulness, el apoyo y el acompañamiento continuo, la Aromaterapia y el placebo.

¿Por qué debo saber esto?

Un estudio comparativo entre partos vaginales con partos con cesárea, intervenciones obstétricas y mamá/bebé morbilidad, publicado en el Birth Journal recientemente, demuestra que las tres categorías reducen la necesidad de epidurales, pero sólo la última, las intervenciones a nivel mental, reducen la necesidad de intervenciones.

Sabemos ahora que el uso de Nacimiento Feliz Parto reduce la necesidad de intervenciones y la necesidad de epidurales.

Y además te equipamos con todos los recursos necesarios para trabajar con el programa incluso en caso de intervención o epidural.

Esto no es una factoría de super mamás. Queremos potenciar a mamás conscientes y felices, que decidan junto a su equipo médico lo mejor para ellas y sus bebés, y que tengan los recursos para hacerlo de forma placentera, transformadora y feliz.

El Mindfulness para el parto

En esta tercera edición tenemos la fortuna y el honor de contar con Gaëtane Hermans como colaboradora de Nacimiento Feliz.

Gaëtane está especializada en Mindfulness, puedes conocer más de ella y sus cursos en nuestro apartado de colaboradores.

¿Sabes lo que es el Mindfulness? ¿Has oído hablar de ello pero crees que se basa en posturas imposibles y abrazos de grupo? Nada de eso.

El Mindfulness es una técnica antiquísima de concentración y meditación, disponible para cualquier persona que quiera probar. No necesitas vestir de determinada manera o saber cantar mantras.

Haz la prueba:

1. Toma 5 minutos de tu día,
2. ponte cómoda aunque no tumbada, siéntate bien apoyada, con tus ojos cerrados.
3. Centra tu atención en tu respiración, inspira…..exhala…cada vez más despacio.

Llegará un momento en que tu respiración es tranquila, rítmica. Ahora es cuando piensas que ya estás meditando, que lo has conseguido, pero ahora justo viene lo más difícil. Y es que, tras un rato centrándote en tu respiración, te darás cuenta de que tu mente se pone a volar y a pensar en los regalos de cumpleaños que vienen, en lo que te acaba de decir tu amiga por teléfono, en qué fuerte que tu jefe te haya dicho eso….En fin, un sin fin de pensamientos que van agolpando tu mente.

Estamos acostumbrados a llenar la mente de imágenes constantes, de elucubraciones. Vale, pues para meditar necesitas eliminar del paisaje todas esas nubes.

Para ello puedes usar el contenido audio de Nacimiento Feliz Parto, porque te guía hacia un determinado camino y te ayuda a concentrarte en algo concreto.

Con práctica, de todas formas, si pruebas estos 5 minutos día a día, aprenderás a dejar tu mente en blanco mientras respiras, poniendo en forma tu músculo de la concentración.

Cuando cojas el gustillo empezarás a hacerlo en cualquier situación: tomando una malta calentita, mientras acaricias a tu perro, o mientras das un paseo.

Cuando reconoces que tu mente es viajera y que le gusta moverse sin parar, entonces puedes centrarla y concentrarla en sensaciones externas o internas con facilidad.

Lo has conseguido. ¿Y…para qué sirve esto?

1. Te ayuda a estar concentrada (importantísimo durante la dilatación)
2. Nuestro cerebro se modifica por las experiencias diarias, cuando meditamos hacemos que nuestro cerebro sea más flexible en las áreas relacionadas con la memoria y la regulación emocional, además nos predispone a ser más positivos
3. meditar fortalece tu sistema inmune
4. reduce el estrés, lo cual repercute positivamente en el embarazo, el parto, la lactancia y en general cualquier proceso biológico
5. Incrementa tu estabilidad emocional y tu capacidad de tomar las riendas de tus pensamientos (esto lo pienso, esto no lo pienso)
6. incrementas la Melatonina que ayuda a la Oxitocina, la hormona del Amor por excelencia que ayuda en todo el proceso de parto.
7. El bebé se relaja, tú te relajas, todos se relajan al observarte.

Con el audio de Hipnosis del programa Nacimiento Feliz Parto llamado Mi Guión, puedes practicar esta nueva forma de concentración.

Pon en forma tu cerebro para el parto, coge las herramientas y…a trabajar!!

Estudio sobre los beneficios de la Hipnosis en el parto

En este estudio publicado en el British Journal of Anaesthesia, en el año 2004, los autores estudiaron los beneficios de la Hipnosis en el Parto a 8395 mujeres demostrando que:

  • las mujeres que usaban hipnosis como analgesia, necesitaban menos anestesia,
  • valoraban el parto como menos doloroso,
  • usaron menos medicamentos y menos anestesia, que las mujeres que no usaron Hipnosis.

Demostraron que la Hipnosis, usada por más de un siglo en el Parto, satisface los principios éticos de la práctica de la Medicina. Incluso sugiere que los anestesistas sienten curiosidad por estas prácticas cuando ven los efectos potenciadores en su trabajo. Sin embargo se necesitan más estudios concluyentes para poder incorporar la Hipnosis a la práctica común en nuestros hospitales. Afortunadamente se está haciendo.

Todos los datos e información aquí:

Hypnosis for pain relief in labour and childbirth: a systematic review

Menos epidurales y menos inducciones

En el estudio Antenatal self-hypnosis for labour and childbirth: a pilot study, en el año 2006, llevado a cabo por el Departamento de Anestesia para la mujer, en el Women’s and Children’s Hospital, en Adelaida, Australia se comparó a 77 mujeres que habían recibido preparación al parto con hipnosis con 3249 mujeres, de paridad, gestación y edad comparable que no la habían recibido. El resultado fue:

  • mujeres con hipnosis primerizas usaron 36% menos epidurales comparado con el 53% de las mujeres que no habían usado hipnosis.
  • En cuanto al requerimiento de inducción, sólo el 16% de las mujeres que usaron hipnosis lo necesitaron, comparado con el 36% de las mujeres que no usaron hipnosis.

Los autores del estudio enfatizan en la necesidad de seguir probando y analizando la hipnosis para el parto y sus efectos beneficiosos.

Otros estudios realizados al respecto:

Hypnosis for pain relief in labour and childbirth: a systematic review

Menos dolor, dilatación más rápida, menos tiempo ingresada

En el año 2012 se publicó en la Cochrane Library este estudio realizado por la Facultad de Psicología de la Universidad de Tasmania, a 1213 mujeres para examinar la efectividad y la inocuidad (seguridad) de la Hipnosis durante el Parto.

Aunque es un estudio pequeño se demostró que las mujeres que usaban Hipnosis

  • experimentaban menos dolor,
  • dilataban más deprisa y
  • estaban en el hospital menos tiempo tras el parto

que las mujeres que no usaban Hipnosis.

Leer ms…Leer ms…

Esta web utiliza cookies