Alcanzando el estado Alfa – Podcast episodio 21

Haz clic en el botón de abajo para descargar la relajación «Tras el nacimiento, lactancia» gratuita (para que no te cueste por favor introduce el cupón de descuento del 100%: XUR5L9A)

Descarga gratis

 

Bienvenida al Podcast número 21 de Nacimiento Feliz «Alcanzando el estado Alfa».

Cuando nuestro cerebro quiere mandar la orden a nuestro cuerpo de realizar algo, produce impulsos eléctricos que viajan por nuestras neuronas. Los impulsos eléctricos viajan de neurona a neurona hasta acaparar miles de ellas, para conseguir ejecutar la acción. Estos impulsos producen ritmos que se conocen como ondas cerebrales. Esta actividad cerebral es medible a través de un electroencefalograma. 

A través de la investigación se ha relacionado los diferentes ritmos con los diferentes estados de conciencia. Cuanta más baja es la onda cerebral más sugestionable es el individuo. Las ondas cerebrales se miden en Hertzios, lo que refleja los ciclos por segundo de impulso eléctrico que produce el cerebro. 

Existen cuatro mayores ondas: las Beta, Alfa, Theta y Delta. 

Cuando estamos en estado Beta, nos encontramos en nuestro día a día, ocupadas con actividades, tomando decisiones, pensando, leyendo, haciendo. Estas ondas son rápidas, erráticas y cortas. Son las más valoradas en nuestra cultura de producción por encima de todo. 

En el estado Alfa entramos cuando cerramos nuestros ojos para relajarnos. Son ondas más lentas y más organizadas. Por ejemplo en mitad de un día estresante es tan sencillo como cerrar los ojos y respirar profundamente para pasar de un estado a otro. Haz la prueba. Es un estado de relajación muy ligero.

El estado Alfa es el estado del parto natural. Todas las relajaciones en Nacimiento Feliz comienzan con un “cierra los ojos y respira profundamente”. En este estado de relajación ligera es donde podemos trabajar además todo lo concerniente al embarazo, parto y puerperio. 

El cerrar los ojos simplemente bloquea un 80 por ciento de la actividad Beta. Y si le añadimos el respirar profundamente, podemos bloquear su totalidad en una situación normal. Si nuestra cultura considerara el parto como un proceso natural y normal, entonces no haría falta que hicieras Nacimiento Feliz. Cuando llegase el momento cerrarías los ojos y te dejarías llevar. 

Al estado Alfa se le conoce como estado de la Tierra o el estado Animal. De hecho para los que tenemos mascotas es fácil darse cuenta de que los animales se nos acercan más cuando estamos en este estado. Cuando por fin te sientas y respiras tras un día de trabajo es cuando tu gato viene a acurrucarse a tu lado. Algo poco probable cuando estás en estado Beta. 

El siguiente estado sería el estado Theta. En este estado sólo sientes, no piensas. En este estado es donde se encuentran las memorias que tenemos escondidas y nos es más fácil recordar aquellos recuerdos que creíamos olvidados. Cuando estás a punto de quedarte dormida por la noche es cuando estás en el estado Theta. 

Si se consigue el estado Beta durante el comienzo del parto es posible alcanzar el estado Theta durante el final de la dilatación. Se le conoce como “primal”, es un estado completamente animal, donde los sentidos invaden el cuerpo y donde no se puede pensar o hablar. La madre naturaleza “posee” el cuerpo de la madre. Ella dicta lo que va a pasar a cada momento. 

El estado Delta es un estado de profunda relajación donde tu actividad cerebral es muy lenta. Es un estado de profunda sanción y recuperación. Es el estado donde se trabaja la hipnosis en pacientes que van a ser sometidos a cirugía sin anestesia. Y es el estado que alcanzan algunas mujeres cuando se refieren al parto con placer. Cuando su subconsciente está en perfecta entrega al proceso y alcanzan el orgasmo mientras nace su bebé. 

Algunas mujeres que han usado Nacimiento Feliz han conseguido su parto orgásmico. Todo es posible cuando trabajas por lo que quieres. Igual que te relajas cuando haces el amor puedes relajarte para dar a luz a tu bebé. Entregarte. Dejarte llevar. En este caso tu compañero sexual no es tu pareja, es tu bebé. Entrégate a él y juntos conseguiréis disfrutar el parto.

El dolor que experimentamos al dar a luz tiene un propósito. Una vez que conoces el propósito, lo aceptas y lo transformas, lo usas para conseguir tu objetivo.

Nuestro estado Alfa es de todas formas suficiente y perfecto para lo que queremos alcanzar. Durante el parto debes encontrarte en estado Alfa para que todo funcione correctamente. Con tu cuerpo perfecto diseñado para dar a luz y la ayuda de Nacimiento Feliz, resulta natural entrar en Alfa cuando llega el momento. Y a estado Theta casi seguro…

Quieres ir más allá?

Cierra tus ojos, respira profundamente y ponte manos a la obra.

Comparte tu comentario

* Campo obligatorio

Tu direccin de email no va a ser publicada

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad