A mi hija no le gustan las Matemáticas – Podcast 5

Las Matemáticas están generalmente mostradas como una ciencia que no cambia, una ciencia muerta, un grupo de reglas que hay que aprender, un montón de números que hay que memorizar y que sirven para la vida práctica.

Para que aparezca la curiosidad por las Matemáticas hay que mostrarlas como lo que son de verdad, como  algo dinámico, como la llave para resolver millones de enigmas, una ciencia que cambia, que muta, que trasciende. En la Antigua Grecia las Matemáticas eran consideradas básicas para cualquier razonamiento, en la puerta de las clases de Platón el filósofo había un cartel que decía «que no entre quien no sepa Geometría». No se puede razonar nada sin una base matemática.

La Naturaleza es una estupenda clase matemática para los niños: los círculos concéntricos se encuentran en los troncos cortados o partidos, los hexágonos en los paneles de abejas o cuando ponemos muchas burbujas juntas, los fractales se encuentran a patadas, la espirales, los pétalos, las órbitas de los planetas… todo puede usarse para enseñar.  Los números son el alfabeto del lenguaje matemático y no sólo sirven para contar, los números representan: la unidad, la dualidad, el grupo…

Aprendiendo matemáticas facilitamos muchas otras habilidades como la Música, el ritmo, incluso las habilidades sociales. Cuestionamos las reglas, descubrimos nuevos caminos.

Los niños en sus primeros años de vida aprenden moviéndose, jugando, saltando, guardando el equilibrio… Sus habilidades físicas están ligadas con sus capacidades intelectuales. Necesitan movimiento. Aprender matemáticas moviéndose y tocando es la conjugación ideal sobre todo en Primaria.

Los niños usan la parte frontal de su cerebro para resolver problemas matemáticos mientras que las niñas usamos las partes laterales, especialmente la izquierda verbal frontal, por eso dicen que las chicas tendemos más a contar en voz alta. De pequeños las niñas suelen tener más habilidades matemáticas que los niños pero tras la pubertad y la testosterona los niños mejoran su habilidad espacial. Lo que hace que igualen o superen a las chicas. Es por esto que algunos niños tardan en alcanzar a sus hermanas matemáticamente hablando, aunque luego las igualen o las superen.

También se ha demostrado que las chicas con más alto nivel de testosterona tienen más habilidad matemática que las que no lo tienen. 

Con nuestras hijas desde que eran  pequeñas hemos jugado a las matemáticas. Con un par de rollos vacíos de papel higiénico y unos garbanzos hemos construido divertidas maquinas de sumar y restar. Hemos aprendido jugando los conceptos, hemos tocado los números y lo que significan. Hemos usado juegos de aquí y de allá, hemos conjugado Montessori,  Waldorf, recursos que hemos ido encontrando y algunos que hemos elaborado. Por cierto que Montessori o Waldorf ofrecen métodos completos que son maravillas, el problema es que no pudimos pagar el llevarlos a cabo en su totalidad. Hemos usado garbanzos, trozos de tubos, hemos reciclado materiales para enseñar y el resultado ha sido espectacular. Hemos invertido dinero eso si en una tabla pitagórica y en una de multiplicar.

De momento nuestras tres hijas están en escuela publica y conservan y alimentan su interés matemático, a pesar de que la mayoría de sus amigos «odian las Matemáticas», algo que ellas no entienden. El hablar con los profesores nos ha ayudado bastante. Nuestras hijas tienen ahora 12, 10 y 7 años. Si dedicas un par de horas a la semana para amar las matemáticas terminaran enamorándose de ellas.

Si tienes alguna sugerencia puedes escribirnos a info[arroba] nacimientofeliz[punto]com


Comparte tu comentario

* Campo obligatorio

Tu direccin de email no va a ser publicada

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies